Respecto a la sabiduría

      No hay comentarios en Respecto a la sabiduría

(Eclesiastés 2:15) Entonces dije yo en mi corazón: Como sucederá al necio me sucederá también á mí: ¿para qué pues he trabajado hasta ahora por hacerme más sabio? Y dije en mi corazón, que también esto era vanidad. (Eclesiastés 2:16) Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre; pues en los días venideros ya todo será olvidado, y también morirá el sabio como el necio. (Eclesiastés 4:13) Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y fatuo que no sabe ser aconsejado.

(1 Corintios 3:18) Nadie se engañe á sí mismo: si alguno entre vosotros parece ser sabio en este siglo, hágase simple, para ser sabio. (1 Corintios 3:19) Porque la sabiduría de esta mundo es necedad para con Dios; pues escrito está: El que prende á los sabios en la astucia de ellos. (1 Corintios 3:20) Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos. (1 Corintios 3:21) Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro, (1 Corintios 8:1) Y POR lo que hace á lo sacrificado á los ídolos, sabemos que todos tenemos ciencia. La ciencia hincha, mas la caridad edifica. (1 Corintios 8:2) Y si alguno se imagina que sabe algo, aun no sabe nada como debe saber.

(1 Timoteo 6:20) Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas de vanas cosas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia.
Bueno al final podemos deducir que entre mas simples, sencillos y humildes mas sabios seremos ante los ojos de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + = 21