Alabando a Dios en las reuniones no es suficiente !

Isaías 1

11 ¿Para qué me sirven a mí, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Harto estoy de holocaustos de carneros, y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.

12 ¿Quién demanda esto de vuestras manos, cuando venís a presentaros delante de mí, para hollar mis atrios?

13 No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; lunas nuevas, sábados, y el convocar asambleas, no lo puedo soportar; son iniquidad vuestras fiestas solemnes.

14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes aborrece mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas.

15 Cuando extendiereis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multiplicareis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.

16 Lavaos, limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo.

17 Aprended a hacer el bien; buscad juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, abogad por la viuda.

Hermanos esto no es para asombrarnos, ya cristo lo dijo “¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar?” El conocía como es nuestro corazón de incrédulo, como es nuestro corazón capas de odiar y de guardar rencor hacia nuestros semejantes, es por este motivo que al levantar las manos para alabar a dios es nuestras reuniones nos convertimos en la gente mas hipócrita, ya que con este acto aparentamos para los demás que amamos a dios y que somos seres amables y buenos, pero dios puede ver que nuestros corazones están corrompidos por la maldad, lo cual seria mejor un corazón limpio que miles de manos en alabanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

+ 48 = 52