No importa como, pero que se hable de Dios

      No hay comentarios en No importa como, pero que se hable de Dios

Filipenses 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; y otros también de buena voluntad.

Filipenses 1:16 Los unos predican a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones;

Filipenses 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

Filipenses 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es predicado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

+ 31 = 33